Paso 1

Has elegido el INSTRUMENTO:

Paso 2

Has elegido el COMPOSITOR:



STRAUSS, Richard

Fotografía: STRAUSS, Richard

Munich, 1864 - Garmisch-Partenkirchen, 1949. Richard Georg Strauss fue un destacado compositor alemán del Romanticismo tardío y eras modernas tempranas. Es conocido particularmente por sus óperas, Lied y poemas sinfónicos. Strauss, junto con Gustav Mahler, representa el extraordinario florecimiento tardío del Romanticismo alemán después de Richard Wagner, en el cual delicadezas de orquestación vanguardistas son combinadas con un estilo armónico avanzado. La música de Strauss influenció profundamente en el desarrollo de la música en el siglo XX. Strauss fue también un destacado director. Hijo de un intérprete de trompa de la corte de Múnich, Franz Strauss, Richard fue niño prodigio. Tras el éxito de sus poemas sinfónicos Don Juan (1889) y Las divertidas travesuras de Till Eulenspiegel (1895), Strauss compuso tres poemas sinfónicos de temática heroica, que han sido las obras que más han trascendido para el gran público: Así habló Zarathustra (Also spracht Zarathustra, 1896), Don Quijote (1897) y Una vida de héroe (Ein Heldenleben, 1898). Finalmente, aunque menos conocida para el gran público, Strauss consideraba que su obra cumbre en el terreno del poema sinfónico era la monumental Sinfonía Alpina (1915). El elevado número de lieder orquestales evidencia también que se trata de un compositor que se siente especialmente a gusto en todo lo que sea música descriptiva y dramática (su enorme aportación a la ópera ha merecido un apartado propio). El ciclo más célebre es el que vino a ser su testamento musical, Cuatro últimas canciones (Vier letzte Lieder), que, con textos de poemas de Hermann Hesse y Joseph von Eichendorff, vieron la luz un año antes de la muerte del compositor. Su música orquestal no programática es menos numerosa. Destaca sin duda su trabajo para 24 instrumentos de cuerda Metamorphosen (1944), sobre la marcha fúnebre de la tercera sinfonía de Beethoven. En esta obra, en contra de la habitual fórmula de tema con variaciones, el tema original sólo se deja escuchar tal cual hacia la conclusión. Frente a la seriedad de esta obra, donde parece que Strauss se dirige a un público más erudito, sorprenden sus desenfadados últimos conciertos: El segundo concierto para trompa (1942) y el Concierto para oboe (1945), donde retoma la vena "mozartiana" que ya se había hecho presente en El caballero de la rosa, aunque con una escritura mucho más virtuosa en lo que a la composición se refiere. Cuestionado por su adherencia al partido nazi durante su vigencia en Europa, deja en claro su lejana responsabilidad del hecho. Entre otros datos tiene en su haber la composición del himno para los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, celebrados en la Alemania nazi. Hay que hacer referencia finalmente a una de sus últimas obras, Metamorfosis, para 23 instrumentos de cuerda solistas. Entre los famosos directores que formaron parte del círculo de conocidos y amigos de Strauss se destacan los nombres de Clemens Krauss y Karl Böhm, quienes participaron en varios de los estrenos de sus obras. Los últimos días de su vida trabajó con sir Georg Solti, en una revisión, y póstuma ejecución por parte de éste último, de la integral de sus óperas. Rudolf Kempe (que grabó toda su producción orquestal) y Herbert von Karajan completan la lista de los directores que más comúnmente se asocian con Richard Strauss. Se casó en 1894 con la soprano Pauline de Ahna, a quien dedicó varias de sus composiciones y con quien tuvo a su hijo Franz Strauss (1897-1980).

En cumplimiento con lo establecido en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI), te informamos que este portal web acepta el uso de cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. -
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies.
Política de cookies +