Las orquestas, no, por favor

 

La crisis nos ha puesto en la tesitura de tomar decisiones difíciles: puesto que no hay para atenderlo todo, es inevitable decidir qué gastos son imprescindibles y cuáles no. Las hoces están en alto y es el momento de afinar bien los golpes, porque cortar por donde no se debe puede tener consecuencias graves.

leer +